Opinión: La educación, el dedo de Jara y el “todo vale” en la ‘Roja’

Gonzalo Jara - Edinson Cava (Tenfield

Imagen: Tenfield

27 junio, 2015

Opinión

Por Roberto R. Berríos S. / Editor General La Redonda.

Como la educación o la salud, los triunfos internacionales en el fútbol son una materia pendiente para Chile, pero que ello nos lleve a conseguir objetivos con el discurso del “todo vale” raya la locura.

El fútbol, como deporte que es, es noble en su esencia, desde el barrio donde los chicos se divierten inocentemente, pero pierde todo eso en la medida que se profesionaliza, cosa que también se sabe.

Ganar a toda costa no vale en el deporte. Tal vez antes lo fue en otras latitudes y era igual de condenable, pero hoy no y debe ser reprochado, sin dobles discursos.

La Copa América Chile 2015 tuvo un dudoso arranque producto de los escándalos de corrupción en la FIFA, que han visto involucrados a la Conmebol y a la ANFP, donde incluso el nombre del presidente Sergio Jadue apareció en las investigaciones del FBI. La inauguración careció de los clásicos discursos y de la presencia de dirigentes. Muchos, asustados por una posible detención, como ocurrió con algunos en Zurich (Suiza), optaron por no venir.

El extraño ambiente del certamen pasaba a segundo plano, como suele suceder en los medios, ávidos de rating y vender sus productos (programas, diarios, revistas, etc.), por el juego vistoso de la ‘Roja’ cuyo objetivo es ganar por primera vez la Copa América para los vacíos estantes del fútbol nacional.

Todo iba bien hasta que, luego de la victoria inicial sobre Ecuador (2-0), Arturo Vidal protagonizó el 16 de junio, y en estado de ebriedad, el bullado choque en su Ferrari en Buin, que de milagro no terminó en tragedia. Cuando se pensaba que el técnico Jorge Sampaoli aplicaría una medida ejemplarizadora sobre el reincidente Vidal (estuvo en el ‘Bautizazo’), minimizó el hecho y mantuvo al juventino en el plantel, con la premisa de que “es un jugador muy valioso” para el intento de conseguir el título. La disciplina pasó a segundo plano y se le contrato justo para reimplantarla tras el turbulento paso de Claudio Borghi, casi quemado en la Plaza de Armas por libertino.

Infringir una ley parece no ser “determinante” para Sampaoli, amparado en el submundo del fútbol, donde parece perdonarse todo, distinto a lo que sucede en el mundo real. Además, el argentino contó y ha contado con el silencio cómplice de Jadue y la ANFP. El calerano sólo rompió el silencio seis días después, en una nota privada y sin condenar la situación.

Luego vendrían el empate con México (3-3) y la goleada sobre Bolivia (5-0), que nuevamente ‘tiró tierra’ sobre lo sucedido, pues lo importante era centrarse en lo futbolístico. Ello, hasta que a Gonzalo Jara se le ocurrió introducir su dedo medio en el recto del delantero uruguayo Edinson Cavani, simulando luego ante un supuesto golpe del oriental, provocando la expulsión del ariete del PSG y cambiando la fisonomía del encuentro, que terminó ganando con justicia Chile por 1-0, aunque condicionado por la roja a Cavani, ya que hasta ese instante no encontraba los caminos hacia el arco de Muslera.

El tema causó repercusión en el mundo entero. Sin considerar a la prensa uruguaya y chilena, con posiciones casi de guerrilla que no resiste análisis, el resto del planeta reaccionó con indignación, como era esperable a medios que ven el hecho desde una saludable distancia. Es más, Mainz 05, club que alberga a Jara, reaccionó de inmediato y el director deportivo Christian Heidel condenó a Jara: “No podemos tolerar lo que hizo Jara, pero lo que hizo después me hace enojar más. Odio el teatro (en el fútbol) más que todo. Si llega una oferta se puede ir”.

La cosa es clara. La situación es condenable e indignante para cualquier ser humano, incluso para un animal, independiente de eres chileno, uruguayo, africano o asiático. Si lo  castiga su club o la Conmebol es otra cosa y ni siquiera debería ser tema. Pero lo preocupante son los mensajes desde la ANFP y desde el interior del cuerpo técnico. Silencio absoluto. Un silencio cómplice, signo del aval hacia Jara para ir en post del objetivo.

Como dijo el comentarista Felipe Bianchi, partidario del actual proceso, “algo de rompió” en el idilio con la ‘Roja’… “poner la necesidad de títulos por encima de la educación del grupo y los reglamentos vigentes es feroz. Caramba: no todo es válido para tratar de ganar”. 

Es justo cuando uno se acuerda del paso de Marcelo Bielsa por el ‘Equipo de Todos’ (?). Este redactor no es bielsista ni por cerca, pero sí reconoce a un tipo intachable y recuerda frases que lo pintan de cuerpo entero. “Son mucho más importantes los principios que las conveniencias deportivas” y “si quien llega primero tomando atajos no sufre la condena dentro del grupo, ese equipo está enfermo. Aplica también a la sociedad”, son dos ejemplos claros de su pensar, que hoy no se ven en el bunker de Juan Pinto Durán.

El ‘todo vale’ no aplica ni debe aplicar como sistema de vida ni en el deporte. No porque uruguayos, paraguayos o argentinos, por citar a los exponentes apuntados como ‘mañosos’, lo hicieran en el pasado, debemos importarlo. O nos gustaría exportar otras costumbres como los secuestros, baleos en plena calle o corrupción aún más intrincada que tienen ciertos países, solo por “ellos lo hacen”. Me parece que ese no es el camino.

En momentos en que estudiantes y profesores luchan por una mejor educación, digna y de calidad para todos, es el momento justo para que el mundo futbolero aprenda que hay cosas que no debemos enseñar ni copiar. Le enseñaría a su hijo que hiciera lo mismo ? Le gustaría que se lo hicieran ?

LR/rb

Share Button

Te puede interesar:

Pinilla: "Chile es candidato al título, pero no debe equivocarse en nada"
Arturo Vidal sufre accidente cerca de Buin y causa preocupación en la 'Roja'
Video: Arturo Vidal ya entrena y juega con su hijo

Categoria: Copa América , Opinión , Selección Chile
Etiquetas: , , , , ,
Déjanos tu comentario
Auspiciadores