Análisis táctico Manchester City vs Bristol City: La importancia de Kevin De Bruyne

Stoke City v Manchester City - Premier League

Imagen: leadersinsport.com

9 enero, 2018

Por Camilo Vega M.

El Manchester City, con Claudio Bravo de titular, se impuso al Bristol en un trabajado partido. El elenco de Pep Guardiola comenzó el encuentro con un 4-3-3, presentando un medio campo con jugadores de características más ofensivas. Un tridente conformado por De Bruyne, Gündoğan y Yaya Touré, los tres encargados de habilitar tanto a corta como larga distancia a los rápidos delanteros del City, como de llegar al área rival a finalizar la jugada.

Por su parte, el Bristol City presentó un 4-4-1-1 con Paterson, el volante ofensivo, ocupando el espacio que dejaba constantemente el desorden de Touré como único volante central del Manchester City al adelantarse en labores ofensivas. Un equipo que desde la intensidad y velocidad buscó equiparar las diferencias con el poderoso cuadro de Guardiola, lo que le permitió generar constantemente el 2 contra 1 con los laterales Danilo y Zinchenko.

La presión al hombre

El Bristol City buscó desde el inicio una presión alta en mitad de campo del Manchester. En reiteradas ocasiones logró robar el balón a De Bruyne y Touré, lo que les permitió acercarse al arco de Bravo con peligro. El medio campo del Bristol se transformaba para dejar a tres volantes (Brownhill, Paterson y Bryan) detrás del 9 en el momento en que el Manchester City buscaba una salida limpia desde el fondo.

Esta presión efectuada al hombre con el balón en los pies generó la jugada del penal, que Ried transformaría en la apertura de la cuenta. De ahí en más el Bristol se replegó en su propio campo, con los 4 defensores y una línea de 4 volantes delante para defender más cerca de su arco, dejando a Paterson y a Reid la tarea de presionar la salida de los centrales del Manchester City.

De Bruyne, el distinto

Ante una defensa cerrada como la del Bristol, la libertad de los volantes del Manchester para apoyar la jugada ofensiva era fundamental. “Desorden para crear caos”, en palabras de Guardiola. De esa manera, tanto De Bruyne como Gündoğan jugaron un rol fundamental en la segunda mitad.

En ataque, Guardiola intercaló la subida de los laterales, mientras el otro se mantenía atento a un posible contragolpe. Este movimiento sirvió para que los extremos (Sané y Bernardo Silva) se pegaran a la banda, obligando a los marcadores centrales del Bristol a abrirse más de la cuenta, lo que dejó un pasadizo interior ocupado constantemente por De Bruyne y Gündoğan, este último finiquitando la jugada con remates desde fuera del área.
De esta manera, el gol del empate llegó tras una asistencia de Claudio Bravo a un De Bruyne que se encontraba ocupando el espacio libre entre los defensas y los volantes de corte del Bristol. Sterling, quien había iniciado como centro delantero, se abrió a la banda para dejar el espacio al belga para que apareciera como un delantero más, anotando el transitorio empate.

En busca de la victoria, Agüero ingresó por Yaya Touré, retrasando a Gundogan a labores defensivas mientras Sterling y el ‘Kun’ se ubicaron delante de De Bruyne en el centro del ataque del Manchester City. Esto trajo como resultado la aparición de Agüero en un balón detenido, el 2-1 en los minutos finales y la victoria para el cuadro de Claudio Bravo.

Share Button

Categoria: Liga Inglaterra , Opinión
Etiquetas: , , , , ,
Déjanos tu comentario
Auspiciadores